Antonuccio, Pedro (1902-1979)

Arata, Mario Pedro (1891-1961)
5 February, 2015
Allain, Teófilo (1912-1976)
27 April, 2015

Antonuccio, Pedro (1902-1979)

Nacido el 10 de julio de 1902 en Nápoles, Italia y fallecido en Buenos Aires el 23 noviembre de 1979. Egresó de la Escuela de Bellas Artes de Turín en 1927 bajo la dirección de Vincenzo Volpe y Angelo Brando. En 1913 ingresó en el Colegio Instituto Artístico San Lorenzo, y allí estudió dibujo, pintura, escultura y tallado. En escultura consideró a su padre espiritual a Franco Pifferetti, maestro de Lola Mora. Se recibió de naturalista artístico en la Accademia di Belle Arti di Napoli. Fundó una editorial, para divulgar su arte, de donde salieron cantidad de textos universitarios de odontología, radiología, historia, zoología y ocultismo. Arribó a Argentina en 1949 para ejercer de Profesor de Iconografía Científica en la Universidad Nacional de Tucumán. Realizó un curso de pintura, e ingresó al taller de Troiano Troiani, donde aprendió decoración artística y desnuda. Se graduó en pintura, escultura y arquitectura en 1925. Ilustró publicaciones de la Estación Zoológica de Nápoles. Hizo Pintura Mural, decorando los templos de Fuorigrota y San Gaetano con el pintor Giordano. Fue Dibujante Técnico Científico en el Acquarium de Nápoles e Iconografista de la Academia de Bellas Artes de Nápoles y en la Universidad de Roma, destacándose en la plástica de modelos para fines científicos y didácticos. Creó modelos escultóricos al microscopio, imitando dípteros y helmintos; brindando con ellos material didáctico al Instituto de Marialogia, al Museo de la Sanidad, a la Escuela Misionera Vaticana, al Museo Colonial, a la Escuela Israelita, a la Clínica Tropiaca. Al estallar la guerra lo convoca el Ministerio de Agricultura para realizar mapas geográficos. También decoró la Iglesia de Santa Lucía de Piglio. En 1939 fue designado como Benemérito de la Soberana Orden de Malta y condecorado en 1948 como Comendatore dell'Ordine Capitolare della Santa Croce d'Argento. A partir de 1948 ocupó el cargo de Director del Museo de la Salud de Buenos Aires. Obtuvo en 1960 Premio delle Salone Nazionale. En 1962 Premio Catalina Mórtola de Bianchi. En 1963 premiado en el Salón Nacional de Mar del Plata. En 1964, 1966 y 1967 fue premiado en el Salón de San Fernando. En 1973 fue condecorado por el Gobierno Italiano como Cavalliere de la Repubblica Italiana. En 1977 emplazó una estatua en Plaza Flores, realizó murales para talleres protegidos en Diamante, Entre Ríos, pintó una obra para la Armada Argentina con destino a Francia. Realizó un busto de Alvear para la plaza de la ciudad de Don Torcuato. En 1978 obtuvo Medalla de Oro y fue designado Académico de Artes, Ciencias y de Letras de la Academia Salsomaggiore de Italia. En 1979 realizó los murales para el Ministerio de Bienestar Social y Salud Pública y el Monumento a la Madre en Lomas del Mirador. De gran expresividad en sus figuras y retratos, sus paisajes deslumbran, y su amplia visión estética muestra su sensibilidad frente al mundo. Pintor tradicionalista, pintaba con la mano, sin utilizar el pincel o la espátula. Sobre la superficie de un plato plasmaba velozmente formas y motivos con gran fuerza y expresividad. Su obra de escultura zoológica se distribuyó solicitada por centros de cultura en todo el mundo. Berni y Soldi se consideraron sus alumnos en decoración de platos y cerámica. Participó en muestras colectivas e individuales en ciudades de Italia, Argentina y Brasil. Residió en Don Torcuato, en donde además de instalar su taller, fue Vicepresidente de la Asociación Mutualista y de Fomento, y Presidente del Rotary Club. Leal a principios figurativos, evidenció dotes y una capacidad relevante. Su pintura con ciertos toques de intensidad luminosa, con la excitación que producen la ascensión de los olores, con un agresivo gusto pictórico, tratamiento cromático, densidad plástica, talento gráfico, aplicación de tonos, modulaciones sonoras y con vigor estructural, conservan algo de mágico y fascinante, Armando Manocchio, Italia. Su pintura puede catalogarse como expresionista. Es una pintura de ciencia síntesis, aderezada de genialidad, única salida franca que poseen en la actualidad nuestros artistas, Bernardo Graiver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *