Sulcic, Viktor (1895-1973)

Tartaglione, Eduardo (1895-1973)
25 August, 1993
Suarez Marzal (1906-1972)
15 December, 1993

Sulcic, Viktor (1895-1973)

Nacido en Kriz, provincia de Trieste, Italia, antigua Eslovenia, el 2 de agosto de 1895 y fallecido en Buenos Aires el 9 de setiembre de 1973. Kriz, Santa Croce para los italianos, pueblito poblado por campesinos, picapedreros y pescadores eslovenos en los alrededores de Trieste. Se formo como arquitecto en Italia en las Academia de Bellas Artes de Bolonia y el Real Instituto de Bellas Artes de Florencia. Promediando los años 1920, debido al fascismo en Italia, se radicó en Argentina por invitación de su amigo de la infancia Luis Migone, quien ya residía en Buenos Aires. Estudió escultura, fue luego un eximio acuarelista realizando una serie de exposiciones en la Argentina, Chile y Yugoslavia, también su espíritu sensible y creativo lo acerco a la literatura publicando libros de cuentos y poesías, entre ellos El sabio que murió sentado, dedicado al antropólogo esloveno Juan Benigar radicado desde principios del siglo veinte entre los indios mapuches en las alejadas pampas neuquinas en el sur del país. Formado en la concepción clásica de la arquitectura europea aportará en el nuevo país su visionario talento en varios proyectos que son hoy verdaderos iconos arquitectónicos de la ciudad de Buenos Aires. Desde 1928 se da a lugar a raíz del proyecto del Banco Hipotecario, la formación de la sociedad Delpini Sulcic Bes, Ingenieros Arquitectos, con quienes la amalgama o bien la combinación de espacios, cálculos, proporciones y formas, dan lugar al lenguaje arquitectónico propio de la modernidad impulsada en el desarrollo de la ciudad de Buenos aires ya desde principios del siglo veinte. El proyecto del Banco Hipotecario de 1928 obtenido bajo el seudónimo de Icatus, luego jamás realizado, el Mercado de Abasto Proveedor de 1936, el Estadio de Boca Juniors en 1940 y pórtico central del Cementerio de Luján en 1928, entre otros consagran el indiscutible aporte de Viktor Sulcic en su dimensión estética y magistral trazo artístico que embellecieron el cálculo y proyecto estructural de las citadas monumentales obras. Gran conocedor de las costumbres y cultura argentina que enriqueció con sus continuos viajes al interior, que reflejó posteriormente en sus libros y acuarelas. Sin embargo jamás dejó de ser fiel a su tierra natal. Participó activamente en la vida cultural de la comunidad eslovena en la Argentina. Desinteresadamente presidió sociedades benéficas, financió periódicos y ocupó parte de su tiempo organizando cursos de idioma para los hijos de los inmigrantes eslovenos que masivamente arribaban a las orillas del Río de la Plata. En 1973 en el Consejo Deliberante de la ciudad de Buenos Aires se realiza una muestra homenaje. Sulcic realizó con su obra una síntesis de dos mundos diferentes, trajo a la Argentina un profundo conocimiento del arte clásico y una firme e incondicional valoración del trabajo humano: la honestidad, la belleza, y la verdad que fueron las principales características de su labor, Irene Mislej. Wikipedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.